Noticias

El compromiso centrado en la productividad es clave para ajustar la jornada laboral

Tras cuatro años de planificación y a dos meses de ajustar sus horas de jornada, el Instituto Profesional IACC aumentó en un 5% su productividad, impactando a más de mil personas

La flexibilidad laboral se ha apoderado del debate nacional durante los últimos dos meses, debido a efectos relacionados con empleabilidad, remuneraciones y productividad. En torno a esta discusión es importante enfocarse en un gran punto en común y relevante para todos los sectores: la cultura del compromiso, individual y grupal, al interior de las organizaciones.

Así lo plantea Pablo Cruz, director de Recursos Humanos del Instituto Profesional IACC, entidad educacional que en julio implementó un modelo de jornada de 39,5 horas semanales, aumentando sus niveles productivos en un 5%. “Hace 11 años decidimos apostar por un modelo de educación superior 100% online, lo que -en ese entonces- parecía imposible; hoy y tras un planificado trabajo de cuatro años, estamos innovando nuevamente, logrando impactar de manera positiva a más de 300 personas que resuelven presencialmente los requerimientos de más de 15 mil estudiantes a lo largo de todo el país y a un cuerpo docente conformado por 800 personas”, enfatiza.

El ejecutivo cuenta que este gran paso proactivo tuvo como objetivo buscar nuevas alternativas para compatibilizar la vida laboral con la personal. “Para toda organización es importante el clima y la satisfacción en el trabajo, por lo que la flexibilidad y reducción horaria suponen un gran desafío, manteniendo remuneraciones y motivando a los colaboradores con medidas que vayan más allá de iniciativas temporales, como es el caso del home office o los horarios de verano”, argumenta.

Es importante comprender que “la productividad no es lineal y está ligada a la felicidad de pertenecer”, aclara Cruz, explicando que, por lo mismo, “la clave está en generar un cambio de cultura, una innovación tecnológica que facilite los procesos de trabajo; en el fondo, que exista un compromiso de todas las partes de una entidad para sacar adelante el proyecto, sin sacrificar salarios ni resultados”.

El director de Recursos Humanos de IACC afirma que “la productividad, flexibilidad y reducción horaria es un traje a la medida y, por lo tanto, cada empresa debe generar el suyo, puesto que no todos los sectores productivos pueden aplicarlo de la misma manera, ya que tienen sus particularidades”. Por ello, invita a no centrarse sólo en la discusión política ni demonizar este debate, sino a “tener la libertad de trabajar en cómo aplicar una jornada acorde a la línea productiva de cada institución, como fue el caso de nuestro instituto con la elaboración de un propio proyecto Flexibilidad Laboral y Reducción de Horario”, ejemplifica.

Finalmente, Cruz comenta que “creemos férreamente que este tipo de iniciativas provoca un incentivo especial en los trabajadores y luego, una mejor productividad y un deber emocional que se traduce en mejores resultados”. Asimismo, “para alinear la jornada laboral correcta para cada organización, es indispensable generar un proceso de confianza con las personas, realizar un diálogo y compromiso permanente”, concluye.

Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.

OTRAS NOTICIAS